Post de Patricia López Educadora infantil

Ana Durán y yo hemos estado pensando juntas en la necesidad de hablar en una serie de posts que haremos en varias entregas sobre la importancia de desarrollar las habilidades y actitudes desde niños.

Siguiendo la inspiración de Victor Küppers que hace hincapié en  nueves actitudes clave en las que poner el foco para desarrollarlas en los niños de cara a su vida adulta. Enfocada en dos escenarios tanto en el hogar como en aula. Consideramos que en estos dos ambientes tiene que ser acogedores para trabajar estas posturas. Cada persona desarrolla capacidades a través de su experiencia. Los adultos sabemos utilizar esas habilidades en determinados momentos. Aunque, a veces, nos resulta complejo su utilización. ¿Y en niños? 

Los expertos hacen hincapié en nueve actitudes en la Psicología Evolutiva. Son fundamentales para conseguir ese bienestar en nosotros mismos. 

Hablaremos de las tres primeras habilidades que destaca Víctor Kuppers. Guiando esas destrezas en ese terreno que hemos mencionado anteriormente, pero adaptadas en los pequeños/as. 

1.Mejorar nuestros hábitos.

En el hogar:  El niño/a adopta hábitos o manías en la convivencia. Puede ocasionar un aprendizaje a largo plazo. Es decir, si vemos el telediario mientras almorzamos en familia. Puede ocurrir ver una escena dañina y podemos buscar otra alternativa. Podríamos apagar la tele y centrarnos en cómo nos ha ido el día o sus intereses.  Ana Durán, considera que nos centramos en la parte más emocional en el núcleo familiar y crear un vínculo de confianza.

En el aula: Eliminar y evitar los comentarios negativos al alumnado. Por ejemplo: La seño ve que el pequeño/a esta frustrado porque no asimila el concepto. Entonces, la seño refuerza con comentarios positivos.

  • No te preocupes, casi lo tienes
  • Aplausos.
  • Lo estás logrando, ánimo.

Después de terminar la tarea. El docente dará su feedback de forma inmediata.  Conseguiremos que los niños/as estén más motivados en la materia. Ellos mismos estarán menos inseguros, frustrados y optimistas a la hora de trabajar en grupo o individual. 

2.Incluir nuestra alegría en nuestra vida.

Hogar: Ana Durán, como madre, nos comenta que los padres enseñan valores dependiendo de nuestra edad. Con estos valores nos hacen tener mejor calidad humana ¿Por qué? Ellos serán mejores personas. Mirarán al mundo diferente sin prejuicios y más tolerantes.  Desarrollaremos una actitud crítica y autónoma ¿No crees?

Aula: Durante nuestra infancia, nuestros papás nos están sonriendo para crear un vínculo con nosotros. Paulatinamente, ellos nos hacen reír y poco a poco imitamos ese comportamiento. Así pues, es vital tomar una actitud empática, en los niños por ejemplo a no reírnos de los demás, sino que comparta su alegría con su entorno. Por ejemplo: Cuando tartamudeamos en clase, algunos niños pueden reírse de la situación. Porque el niño/a no vocaliza correctamente. Tenemos que transmitirle al pequeño/a que esto puede sucedernos y que debemos tener empatía con esa persona. Mi consejo es trabajar esto desde pequeño, porque le va a resultar normal cuando sea un poco mayor. Ellos se lo transmitirán a sus hijos de una forma natural.

3.Pequeños gestos en las personas.

Hogar: Personalmente, una cualidad que caracteriza al ser humano, es su sensibilidad. Es algo innnato en el ser humano. Es decir, hay personas más sensibles que otras. Los padres realizan acciones durante su vida que van desarrollando y que sus pequeños van adquiriendo con el paso del tiempo. Ana Durán nos propone una iniciativa para trabajar solidaridad y otros valores. Como, por ejemplo, realizar en familia “un mercadillo solidario” ¿Por qué hacer esta actividad? trabajando interiorizar dinámicas de orden en el hogar para toda la familia que ya hemos hablado en otros post.

En nuestros pequeños destacan: el egocentrismo. Desprenderse de sus objetos personales que ya no usa. Para ellos, es como quitarle un recuerdo de su infancia o de su vida. Les ayudaremos desde un prisma amable entender que esos objetos no son acordes a su edad, haciendo una ceremonia de agradecimiento. También es una forma de cultivar la solidaridad desde pequeños. Este hábito de forma continua abrirá una puerta a que  ellos adquirirán otros valores, en particular, compresión, empatía, solidaridad etc… Dependiendo de las circunstancias. Además, podemos inculcarle el reciclaje, otorgando una nueva oportunidad al uso de ese juguete a niños sin recursos.

Creo que si hacemos partícipes de estas actividades o similares,  nuestros niños quedarán involucrados cada vez más en grandes proyectos. Como por ejemplo, el voluntario. 

Aula: Como profesional en la educación, considero que todas las salidas laborales son imprescindibles. 

¿Quién y cuáles son los factores que influyen en el aula? Desde mi punto de vista son tres:

El orientador: nos orienta, nos aconseja y nos guía en nuestra decisión. Nos muestra todas las salidas laborales que están enfocada a nuestra futura profesión.

El profesor: El profesor influye en la metodología y nos apoya en nuestra decisión. ¿Por qué? Si tenemos una metodología: motivadora, innovadora y eficaz, tendremos alumnos motivados durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Y principalmente, la vocación: Es decir, nosotros tenemos que ir con entusiasmo a nuestro trabajo.  Así que considero que el éxito es la suma constante de ofrecer una enseñanza de calidad, donde lo intelectual y lo emocional van de la mano. Y por consiguiente, es el camino de la felicidad.

Hacernos preguntas sobre el futuro ayuda a visualizar que queremos: ¿Por qué hemos elegido este camino? Para recordar nuestra ilusión por llegar a ser médicos, barrenderos, panaderos etc… Esa es la clave

Todos estos trabajos son relevantes y no es necesario tener una carrera universitaria. Cualquier trabajo es digno y respetado. Concretamente, ¿Quién arreglará nuestro coche? o ¿Quién nos pondrá un café por las mañanas en nuestra cafetería favorita? Todas esas personas lo hacen con cariño y con vocación brindándonos un lugar acogedor y un saludo cordial. Aquí os dejo un pequeño vídeo.

Para finalizar, Aquí os he comentado mi humilde opinión de estas tres actitudes basándome en Víctor Küppers. En el próximo post, haremos entrega de las tres siguientes actitudes de este autor.  Me encantaría leer vuestras opiniones y experiencias abajo en comentarios.

Finalmente, ¿Pensáis que las actitudes son importantes en nuestras vidas? Si es así, ¿Cómo afrontáis el día a día? ¿Identifica alguna actitud en vuestros valores? Déjanos saber qué pensáis. 😉